Doctor Adalberto Pacheco Galván

introducción

La tos es el síntoma más frecuente en la población que demanda atención médica.

La tos crónica o tos que dura más de 8 semanas, tiene una incidencia cercana al 7% de la población, que sufre por ello de una alta incidencia de consecuencias físicas y psicológicas. La evaluación diagnóstica de la tos puede ser complicada porque es un síntoma no específico con un amplio diagnóstico diferencial.

En España, a diferencia de otros países del ámbito occidental, no existen Unidades de Tos Crónica seguramente por la diversidad de médicos especialistas que intervienen en su manejo, y consecuentemente la falta de una dirección integradora del problema. Esto suele ocasionar un peregrinaje frecuente de los pacientes con tos crónica en busca de una solución definitiva.

En las Unidades de Tos Crónica de Estados Unidos y algunos países europeos, principalmente Reino Unido, se logran resultados satisfactorios en porcentajes que oscilan entre el 75% y el 95%.

El problema del manejo de la tos crónica en el ámbito médico

Al ser la tos un arco reflejo, el inicio de la tos se debe a la presencia de receptores que son estimulados por diversas causas. Estos receptores se encuentran en diversos lugares del organismo, por lo que el estudio de la tos crónica se fundamenta en un diagnóstico anatómico, esto es, la sistematización de exploraciones allí donde existen receptores de la tos: pulmón, bronquios y tráquea, faringe- laringe, senos faciales, sistema auditivo y esófago.

Por eso el manejo de la tos crónica se debe hacer extensivo al menos a tres patologías: asma, rinitis-sinusitis-otitis y reflujo gastroesofágico.

Al ser el campo cada una de ellas de una especialidad médica, el médico especialista de la tos debe integrar los conocimientos de ORL, Neumología y Gastroenterología para desarrollar una plena eficacia diagnóstica y de tratamiento.

Además la tos crónica en muchas de sus causas suele requerir para su solución tratamientos largos, de meses, y a menudo médicos y pacientes desconocen los datos precisos del manejo y se producen fracasos muy frecuentes por abandono.

Eficacia de una unidad de tos crónica
1
Es preciso una Base de Datos con un sistema protocolizado de cada paciente de tos crónica donde se evalúa la probabilidad clínica de las causas más frecuentes de tos crónica:
  1. Esfera neumológica,
  2. Esfera digestiva y
  3. Esfera ORL.
3
Estudios complementarios de especialidades médicas dirigidos a tos crónica:
  1. Estudios radiográficos: Tránsito gastroesofágico con papilla de bario, TAC de senos faciales, radiografía simple y TAC de tórax.
  2. Alergia: estudio de pruebas de hipersensibilidad a aerolergenos habituales, ya sea por test cutáneos o por análisis de IgE específica en sangre.
  3. ORL: estudio de laringe-faringe completo.
  4. Digestivo: Panendoscopia oral (esófago-estómago-duodeno) y estudio de pH-metría y manometria esofágicas con posibilidad de estudio de impedancia esofágica adicional.
  5. Neumología: Broncofibroscopia en un mínimo porcentajes de pacientes con tos crónica.
  6. Psiquiatría: estudio del perfil psíquico en tos idiopática y tos por trastorno psico-social.
  7. Cirugía Aparato Digestivo: para la realización en casos muy concretos de la fundoplicación o mejoría del esfínter que comunica esófago y estómago.
2
En aras de una plena eficacia, el protocolo debe registrar no solo síntomas y signos clínicos sino los resultados de aquellas exploraciones que confirman la sospecha clínica en caso de duda, como son:
  1. Espirometría.
  2. Estudio 15 días del flujo pico mediante fluxómetros.
  3. Medición de la hiperreactividad bronquial con manitol y espirómetro.
  4. Medición del óxido nítrico exhalado.
tratamiento

En este capítulo, la tos crónica se maneja desde medidas simples de cambio de hábitos de la vida cotidiana hasta la cirugía, que se haría en una proporción mínima del total de casos.

De las tres causas que ocasionan más del 90% de los casos de tos crónica: inflamación eosinófila de vía aérea, donde está incluida el asma, sinusitis y reflujo gastroesofágico.

Las dos últimas pueden requerir intervención quirúrgica en casos muy concretos, por lo que es conveniente contar con un cirujano experto en cirugía en el ámbito ORL y otro en cirugía del reflujo gastroesofágico.

portada
acerca de mi
especialidad
trabajos
test
contacto